Inicio > Los proyectos > Hablemos de política
24 May 2013
Compartir:

Autor/a:

Las escuelas democráticas

"¡Adoro ir a la escuela!", me dijo un niño hace unos días en Tel Aviv. Conocía el movimiento de las escuelas democráticas, pero nunca había sido testigo directo del entusiasmo de sus alumnos. Así que me lancé a conocer la escuela de cerca.

Llegué con unos minutos de antelación y mientras esperaba al director me encontré en un pasillo con unos diez niños haciendo cola ante una caja registradora, que gestionaba una niña de unos 7 años acompañada de un tutor. Apareció Ehud Ocherman, el joven director, que sonrió al saber el motivo que me había llevado hasta su escuela.

"Hay varios aspectos fundamentales en nuestra educación y tienen que ver con una actitud, por encima de todas las cosas, en la que los valores deben ser un hecho cotidiano, un bien común y real. Los alumnos son parte activa del hecho educativo, no son receptores ni los maestros transmisores; forman parte de un grupo escolar activo en todas las áreas, conviviendo en derechos y obligaciones", me dijo.

La palabra "democrática" cobraba cada vez más y más fuerza, como si fuera más verdadera.

"No podemos seguir hablando de clases frontales. Hablamos de educación en tanto formación de conducta, de diálogo, de pensamiento, apoyando  al alumno para que descubra y refuerce la posibilidad de encontrarse con lo que es o quiere ser, con la respondabilidad de elección, de propuestas, de respetar decisiones en conjunto" siguió afirmando el director.

La escuela democrática en la que me encontraba escucha los cambios que se viven en la sociedad, y que exigen un replanteo en cuanto a la educación. Se habla de educación en valores, pero qué mejor que centrarse en los valores de la educación, teniendo presente la sociedad que pretendemos construir, hoy y mañana. Así, la escuela cuenta con un parlamento central, en el que niños y maestros deciden las normas y leyes que rigen la misma, con la participación de los padres y madres que quieran incluirse, en el caso de propuestas u otros planteamientos de interés.

"Por ejemplo", decía Ehud, "la venta de golosinas en el recreo (la cola que había visto a mi llegada), para conseguir dinero de cara a actividades puntuales, conllevó una gran planificación, y su aprobación por parte del parlamento. Hubo padres que no estaban satisfechos con la decisión (por el tema sanitario, del azúcar y las posibles caries), y se dirigieron al parlamento para debatirlo de nuevo, no al director ni a los profesores. El tema se resolvió proporcionando cepillos de dientes y dentífrico como complemento de la venta de golosinas."

El diálogo es la constante. En cada curso hay un reducido parlamento, para las cuestiones internas. También hay un grupo de niños-jueces (que hacen una formación para ello), que conjuntamente con un tutor gestionan las peticiones que hay para resolver conflictos entre alumnos, o solucionarlos con acuerdos previos.

Como indicó Ehud, la formación de maestros es importantísima para conseguir que estos procesos funcionen, para darle el justo contenido a la palabra "autoridad", y que contemple también el decir del alumno, con cercanía y respeto hacia la toma de decisiones, sin imponer la propia. Todos son ciudadanos de hecho en esta "población escolar".

Le pregunté a Ehud en qué cree que cojea su escuela. Me dice que a su juicio, la experiencia debería tener más influencia fuera del ámbito escolar, aunque confía en el énfasis puesto precisamente en la educación de estos ciudadanos, sus alumnos ciudadanos de hoy.

Por ello, cuando propongo que hablemos de política, es en el convencimiento de que hablar de politica en la educación puede ser un agente de cambio para la sociedad a cargo de estos futuros ciudadanos adultos. Partiendo del respeto a los niños en su singularidad y sus decisiones; ayudándolos en la elección de sus preferencias y apostando por sus capacidades y su talento, les daremos la confianza necesaria para acometer proyectos en tanto que individuos y como parte del grupo. La toma de decisiones colectiva es fundamental, siempre teniendo en cuenta la diversidad y los derechos humanos en términos concretos, cotidianos, no en tanto teoría utópica.

Hablar, expresarse, sentirse parte activa desde el comienzo y por tanto compartiendo responsabilidades.

Cambiar individualismo y competición por vitalidad, cooperación y creatividad. como decía el malogrado José Luis Sampedro, son la opción que abre el camino a una verdadera educación democrática.

Podéis ver un interesante documental sobre escuelas democráticas aquí:

Fotografía y tráiler realizados por Schule des Lebens, movimiento en favor de las Escuelas Democráticas de Hamburgo.

Tags:
escuelas democráticas
educación
política
diálogo


Compartir:

Comentarios

Mónica Stilman Mónica Stilman 24 May 2013 | responder
Comment: 

... UN POCO MÁS ACERCA DE LA ESCUELA DEMOCRÁTICA...
Agrego un video adicional, de una escuela democrática en un barrio conflictivo en Israel, precisamente en el que nació Yaacov Hecht, el creador de varias escuelas en el país.
Algunos comentarios que me llamaron la atención:
* En el presente, es uno de los espacios con menos violencia en el país.
* La curiosidad que ha recuperado un niño en esta escuela
* Ex alumnos apadrinan alumnos
¡¡¡Vale la pena..... !!!
http://www.youtube.com/watch?v=Q0j8Rl_JiY0

Hanoch Piven Hanoch Piven 28 May 2013 | responder
Comment: 

Genial tu post Mónica. Visité la escuela democrática de Hecht en Hadera asi como otras dos en Israel. Si bien no es un sistema perfecto, es un placer ver la energía que existe en esas escuelas y la felicidad y entusiasmo de los niños.

Mónica Stilman Mónica Stilman 28 May 2013 | responder
Comment: 

¡Hola Piven! y gracias por tu visita....Si alguien me dijera que tiene "el sistema perfecto" sin duda no le creería.... o en todo caso sería interesante entender a que se refiere. Pero como tú dices, energía, entusiasmo, creatividad, hacerles sentir que "sí se puede", es sin duda lo que moviliza la educación.

Aula etiquetas políticaeducaciónciudadanía

El Libro

Recurso destacado Diálogo y ciudadanía
Mónica Stilman Mónica Stilman, en su aula "Hablemos de política", trabaja el diálogo, la...