Inicio > Los proyectos > Objetos que hablan
29 Jul 2013
Compartir:

Autor/a:

Diálogos con maestros diferentes (III)

Hanoch Piven conversa con Cristina Cucurella Blanco, profesora del Benjamin Franklin International School of Barcelona, sobre su uso del humor para generar un clima de aprendizaje.

© Aulas Creativas

Hanoch Piven: A ver Cristina, un pajarito me ha contado que lanzas objetos hacia alumnos que molestan... ¿Qué es eso? ¿Violencia en el aula? Explícamelo que me asusté un poquito.

Cristina Cucurella Blanco: Es cierto. En ocasiones en mi clase puede salir volando algún bolígrafo o alguna goma, pero puedes estar completamente tranquilo, soy buena francotiradora y siempre acierto mi objetivo: un pupitre, una mochila... Verás todo forma parte de un juego. Cuando entras en mi clase, entras en un juego en el que hay establecidas unas reglas, como en todos los juegos, y si no las sigues tienes que acatar las consecuencias.

‘La lanzadora’ es una de las consecuencias y, particularmente, es muy útil porque cuando lanzas un objeto hacia un estudiante que no está cumpliendo las reglas, ocurren automáticamente dos cosas: el estudiante “despistado” se pone alerta y entre el resto de alumnos se crea un clima de complicidad que aumenta la expectación hacia cualquiera de mis movimientos.

Así que obtengo dos resultados prácticos: una es no parar el ritmo de trabajo del aula y la otra es la primera regla para aprender lo que sea: atención absoluta.

"La lanzadora facilita dos resultados prácticos: no detener el ritmo de trabajo en el aula y captar la atención absoluta, primera regla para aprender lo que sea".

HP: Entiendo entonces que usas mucho el humor en el Aula. ¿Qué beneficios te da? ¿Cómo lo usas?

CCB: Yo lo planteo así: dar clases es un trabajo pero… ¡yo no voy a trabajar!, voy a pasármelo bien y consigo contagiar a todos mis estudiantes, tarea nada fácil créeme, son muchos. Entonces  busco un punto en común que nos guste y nos unifique a todos, y ese punto común me lo da el humor.

Yo uso un humor sano, picaresco,  que  llega a todo el  mundo, es  un humor  moldeable que puede adquirir mil formas  y se adapta a cualquier situación, así que todo el mundo se identifica con él.  

De esta manera, se crea un clima  de trabajo/aprendizaje relajado que permite disfrutar y permite que los estudiantes se muestren tal y como son. Cuando ellos están pasándolo bien no se sienten cohibidos, ni ridículos, ni piensan en el que dirán o en el qué pensarán.

La clase se convierte en un foro de expresión abierto, donde todas las aportaciones son bienvenidas y a todas se le da la misma importancia, desde la cuestión más académica a la duda más existencial. Así consigo llegar a mi segunda regla del aprender: conoce tus límites para poder expandirlos.

"La clase se transforma en un foro de expresión abierto, donde todas las aportaciones son bienvenidas".

HP: Parte de tu trabajo es pasar información (Lengua, Literatura, Historia). ¿Cómo llevas a los alumnos a tener ilusión de aprender esos temas que, como sabemos, pueden ser a veces tediosos?

CCB: Esta pregunta es la que suelen hacerte más a menudo y es la más fácil. ¿Tú no has sido estudiante? Pues eso es exactamente lo que yo hago, cuando tengo que preparar cualquier materia me convierto en estudiante y  pienso en cómo sería atractivo que alguien te explicara alguno de esos temas que tú llamas ‘tediosos’.

Te aseguro que funciona. Al estudiante le suelen asaltar tres incógnitas. La primera suele ser: “¿De qué va a hablar? Mi cabeza no tiene ni idea”. La segunda es: “¿Me dormiré? Por favor, por favor ¡¡¡que no me duerma!!! Y la tercera: “¿Para qué me sirve a mí saber eso?”.

Cuando despejas esas tres incógnitas puedes jugar con ellos, puedes acceder a sus mentes porque es cuando ellos  están aprendiendo y cuando son conscientes de ello, cuando descubren que están aprendiendo, que saben cosas ya está, son humanos: quieren saber más.

"Así consigo llegar a mi segunda regla para aprender: conoce tus límites para poder expandirlos".

HP: Enseñas en una escuela internacional en Barcelona. ¿Qué cosas destacarías de tu escuela?

CCB: Sí, formo parte de una comunidad educativa internacional que la primera enseñanza que te da es que todas las personas somos como los ordenadores: compatibles.

Puede parecer una respuesta muy demagógica y llena de tópicos superados, pero desgraciadamente el girar del mundo nos muestra que todavía las diferenciaciones políticas, étnicas, religiosas…. pueden tener más fuerza que las personas, que la vida.

© Aulas Creativas

Mi escuela la hacemos todos y todos necesitamos de todos, en un momento eres el profesor más escuchado del periodo, y al segundo siguiente te encuentras convertido en el gran alumno de la lengua maorí. Es una especie de ‘crazy world’ donde todo el mundo encuentra su lugar, porque todo el mundo tiene algo que aprender y algo que enseñar. Es una riqueza constante.

Otra de las cosas que destacaría es que el colegio trabaja en dos modelos educativos simultáneamente: el americano y el español.

Esta dualidad hace crecer a los estudiantes con una mente muy abierta a los distintos sistemas de trabajo, hecho sumamente útil porque a la hora de enfrentarse a cualquier reto lo pueden abarcar desde la perspectiva más académica a la forma de trabajo más libre, y lo hacen con suma naturalidad y potenciando al máximo el éxito del resultado.

"El colegio trabaja dos modelos educativos simultáneamente: el americano y el español. Esta dualidad hacer crecer a los estudiantes con una mente muy abierta".

HP: Y la pregunta que nos gusta hacer en Aulas Creativas: ¿Qué es la educación para tí?

CCB: La educación para mí es un privilegio y trabajar en ella es un lujo. La educación muestra quién eres, de dónde vienes y proyecta dónde llegarás.

Los que trabajamos en ella moldeamos, cada uno a nuestra manera: con nuestros conocimientos, nuestras técnicas y nuestros valores; el mundo del futuro. La educación es la que debe mover el mundo.

Tags:
aprender jugando
didáctica
aprendizaje emocional


Compartir:

Comentarios

Inicie sesióno regístrese para comentar
Sé el primero en comentar esto