Inicio > Los proyectos > Objetos que hablan
28 Oct 2013
Compartir:

Autor/a:

Diálogos con maestros diferentes (IV) – Yoga en la escuela

Lisa Howe es profesora de Kundalini yoga, creadora de cuentos para niños y de los talleres 'Cómo acercar el yoga a los niños a través de los cuentos' y cofundadora de la asociación 'Ioga a L'escola', en Barcelona.  

©Annette Stoessel

1-¿Cómo llegaste a ser profe de yoga para niños justamente?

Llevo toda la vida profesional como docente, fui profesora de inglés como lengua extranjera y después formadora de maestros. Luego me formé como profesora de yoga y compaginaba las dos actividades. Poco a poco me iba desilusionando con las clases de inglés porque creo que aprender un idioma es algo que se hace de forma vivencial, no con los libros de texto, sentados en un aula.

©Annette Stoessel

Me formé en yoga para niños por simple curiosidad y empecé a indagar más en la educación libre del estilo Montessori, Waldorf y en Cognición Incorporada (o Cognición Corpórea) y entonces supe que por fin había recuperado mi entusiasmo y pasión por la docencia.

El yoga ofrece a los niños la experiencia de contactar con su inteligencia corporal y emocional y desarrollar la auto-escucha y el don creativo que cada uno tiene

2- Los niños están en clase durante horas. Cuando tienen tiempo libre, ¿no sería mejor que salieran a correr por el patio? ¿Por qué es importante que se queden en el aula y hagan yoga? 

Voy a contestar a esas preguntas en tres partes. Estoy de acuerdo en que los niños necesitan jugar, estar libres y experimentar por sí solos, tanto dentro del aula como fuera de ésta.  Muchos expertos en educación ya lo han dicho: la escuela, tal como es, es obsoleta. Tenemos que cambiar nuestra forma de ‘enseñar’ dentro del aula para que la escuela no parezca un castigo. Aunque muchos profesores ya están en ese proceso de cambiar, hay que ir mucho, mucho más lejos si queremos fomentar seres autónomos, seguros de sí mismos, en contacto con su inteligencia innata, seres creativos y felices. 

La segunda parte:  Mientras no pase esa revolución dentro del aula, en las horas extra-escolares los profesores de yoga podemos ofrecerles a los niños la experiencia de contactar con su inteligencia corporal y emocional y desarrollar la auto-escucha y el don creativo que cada uno tiene. Tienen la experiencia de conectar mente y cuerpo, de aprender a través del cuerpo. Y si la profesora de yoga sigue esa ‘nueva’ metodología de la educación libre que busca no aplastar los alumnos sino guiar y sacar lo que ellos llevan dentro (el significado de educar en latín) entonces aprenden lo más valioso: expresión plena y libre al nivel corporal, emocional y verbal.

©Annette Stoessel

No es ideal hacer una clase de yoga después de un día en el cole, pero es una actividad lúdica que les gusta, les sorprende, no han hecho nada igual quizás porque involucra todo el ser del niño, trabaja la mente y el cuerpo a la vez. Pero ¡ojo! Es muy importante que los niños quieran participar, no tiene que ser algo obligatorio.

Y por último: los niños están sometidos a mucha presión en su día a día, muchos estímulos, muchos alimentos con aditivos que les sobre-estimulan y viven muy para fuera. El yoga es la experiencia de ir hacia dentro, desarrollar la concentración y la relajación consciente, algo muy necesario hoy en día.

©Annette Stoessel

3- ¿Cómo logras la continua atención de los niños hacia ti y tus ejercicios?

Principalmente a través de los cuentos. Cuentos míos o cuentos que he adaptado. Los hago interactivos, y los niños colaboran en el desenlace. Sacamos elementos del cuento y los representamos con el cuerpo. 

4- ¿Nos puedes dar 2 o 3 simples ejemplos de cuentos y ejercicios para hacer con nuestros niños?

Un ejemplo: los dos niños del cuento se encuentran en un bosque de árboles muy altos. Pregunto a los niños: ¿Cómo hacemos un árbol con nuestro cuerpo? ¿Sientes tus raíces largas y fuertes en el suelo? ¿Cómo es tu tronco y cómo crecen tus ramas? Podemos hacer un árbol grande y luego un bosque entre todos. 

Otro ejemplo: en un cuento de una isla con unas lagartijas verdes ¿Cómo hacemos una lagartija con nuestro cuerpo?¿Cómo anda una lagartija?¿Cómo tiene las patas?¿Cómo es su cuerpo?

©Annette Stoessel

Uso música, imágenes y dibujos para contar los cuentos, uso juegos que desarrollan los sentidos, y un sinfín de material. Sin embargo, creo que la técnica más interesante en todo lo que yo hago en clase es ofrecerles a los niños la oportunidad para colaborar y crear algo suyo: desde el calentamiento y el trabajo corporal con posturas, hasta el trabajo creativo con los cuentos, los juegos, dinámicas de concentración o de relajación. De no ser así, solo estarían imitando al profesor.

El yoga es la experiencia de ir hacia dentro, desarrollar la concentración y la relajación consciente, algo muy necesario hoy en día

4- ¿Cómo instruyes a maestros comunes y corrientes a practicar yoga con sus alumnos? Un maestro que no es de educación física, ¿puede llegar a hacer algún ejercicio con su clase?

Sí que pueden hacer las dinámicas que yo propongo. Está claro que los maestros con más conocimientos de psicomotricidad o de yoga clásico pueden llevar el trabajo corporal más allá, pero lo que yo propongo es un trabajo creativo, invito a los alumnos y a los maestros a crear: crear posturas, formas o movimientos para descubrir lo que cada uno puede hacer con su cuerpo.

©Annette Stoessel

Por otro lado el yoga no consiste solo en posturas. Yoga quiere decir unión -de cuerpo, mente y espíritu-, mi definición de yoga cuando, se trata de niños, es conseguir fortalecer la conexión con su esencia, con su creatividad, con su voz interior. 

Por eso pongo tanto énfasis en la creatividad y trato de potenciarla en los alumnos, los maestros y profesores: con el trabajo corporal, con las dinámicas para la relajación y para la meditación, con los juegos de memoria y imaginación, con los cuentos, con todo lo que hacemos en la clase.

©Annette Stoessel

Tags:
aprendizaje emocional
didáctica
innovación
yoga


Compartir:

Comentarios

Inicie sesióno regístrese para comentar
Sé el primero en comentar esto