Inicio > Los proyectos > Objetos que hablan
09 Jul 2013
Compartir:

Autor/a:

El collage como puerta de entrada a la narrativa

A los maestros de inglés se les ocurrió aprovechar mi visita y las creaciones para trabajar el lenguaje y el diálogo de personajes.

 

Muchas veces he oído estas frases de maestros al comentar un posible taller conmigo: “Es que ya hemos trabajado el reciclaje y la sostenibilidad";  "voy a preguntarle a la maestra de arte, por si todavía no ha trabajado el collage, creo que está haciendo escultura". Y a veces: “Esto sería genial para los niños del parvulario o de primero".

Y yo siempre tratando de explicar que un taller de arte no tiene como fin crear una obra de arte, sino el de mirar el mundo de otra manera, preguntar preguntas, enfrentarse a la incertidumbre de no tener una respuesta correcta, y comunicar para adentro y para afuera.

Sin duda, el arte bien trabajado permite un espacio seguro en el que el alumno puede enfrentarse a esos retos y muchos más.

Acostumbrado a veces a oír estos comentarios, qué grata fue mi sorpresa cuando hace unas semanas me llamaron del Colegio Americano de Israel para preguntarme si podría ir a realizar talleres con niños de 1º, 2º y 3º de ESO.

Ya había visitado esa escuela y trabajado con los más pequeños pero, cuando Emily Sargent, la directora de ESO, vio mi trabajo con los pequeños, se le ocurrió que justamente niños de entre 12 y 14 años, habitantes de una etapa rebelde en su desarrollo, podrían aprovechar mi taller para divertirse y expresarse.

Pero la idea iba más allá. A los maestros de inglés se les ocurrió aprovechar mi visita y las creaciones para trabajar el lenguaje y el diálogo de personajes.

Un taller de arte tiene como fin mirar el mundo de otra manera, preguntar preguntas, enfrentarse a la incertidumbre de no tener una respuesta correcta; comunicar para adentro y para afuera.

Cada uno de los alumnos creó un personaje al que luego le puso palabras. Lo que comenzó con una rápida descripción inicial del personaje que fue escrita al terminar de crearlo fue desarrollada durante los días siguientes como un monólogo de los personajes.

La idea tan acertada de los maestros de lengua es que al terminar de crear un personaje, los niños no solo estarán plenos de ideas, de ganas de contar quién es ese personaje que han creado, sino que también se sentirán orgullosos de compartirlas y de ahí vendrá la mejor motivación para escribir.

Así de simple me lo explicaron: A los alumnos les encanta escribir sobre cosas que les hacen sentir bien.

Aquí tenéis algunos de los personajes que los chicos realizaron. Los dos primeros con la descripción inicial de sus cualidades.

Podría sobrevivir en el desierto con su propio cuchillo Swiss Army

Responsable (agujero de la llave)

Capitalista (gana su propio dinero a través de su propio negocio)

Constructor (legos)

Lector (libro)

Joker (carta)

AS en la escuela (carta)

Admirador de los NY Yankees 

Ama a la escuela (AIS) 

Quiere ser un arqueólogo (mosaico de baldosas)

Aprendió hebreo 

 

Lleno de energía (batería)

Ama el color rosa 

Adora cupcakes (magdalenas)

Dulce como el azúcar

Todo es mágico en su mundo (la varita mágica)

Cree en las hadas y unicornios

Encuentra flores y corazones en todo lo que hace

Le encanta ganar dinero

Odia peinar su cabello

 



Compartir:

Comentarios

Mirian Luchetto Mirian Luchetto 09 Jul 2013 | responder
Comment: 

Es interesante ver como lo visual impacta y motiva de una manera única para producir, excelente!
 

Verónica Bermúdez Verónica Bermúdez 10 Jul 2013 | responder
Comment: 

¡Yo no puedo resistirme a este taller!
En la escuela de verano en la que participo, nos pondremos manos a la obra.
Seguro que nos divertimos mucho.

Hanoch Piven Hanoch Piven 10 Jul 2013 | responder
Comment: 

Gracias Mirian y "vergesus" por comentar.
Lo realmente genial de este taller es que lo puede hacer cualquier maestro en cualquier clase y con cualquier edad.
Solo hay que decir a los alumnos que traigan de casa todo lo que no se necesita y tiempo. Mucho tiempo. Un par de ejemplos y pim pam pum las obras se crean solas!