Inicio > Los proyectos > Objetos que hablan
16 Apr 2014
Compartir:

Autor/a:

No a las autopistas autómatas, sí a los senderos de creatividad

"Caminante no hay camino se hace el camino al andar". Antonio Machado.

(Imágen gentileza de Faces iMake ABC)

 

Últimamente me he encontrado pensando en el concepto de "CAMINO". Cuáles son los orígenes, los beneficios y los peligros de los caminos existentes.

La gran mayoría de los caminos actuales fueron trazados hace mucho tiempo. Su función era conectar dos lugares donde habitaban o frecuentaban seres humanos. Conectar de la manera más práctica, y  con el menor gasto de energía, de tiempo y de dinero posible. Generalmente, para facilitar el comercio.

Quizás, muy pocos caminos tienen otras razones para existir. Un ejemplo: en las autopistas de EE.UU cada tanto tienes un cartel que dice: Scenic Route. Si te sales de la autopista puedes viajar por un camino más pequeño por él que verás un lindo paisaje, más lindo que el que verás desde la carretera. Eso sí, te demorará más tiempo y será menos práctico y cómodo. O sea, que la mayoría de los caminos que se han trazado en la historia, tienen una razón práctica y económica.

Al haber un interés económico en el planeamiento del trazado de los caminos, toda la sociedad está organizada para servir intereses y necesidades de los que van por ese camino. El interés de la sociedad y de los comercios, cuyos clientes transitan por esos caminos, es que nadie salga del camino y que sea el mayor número de personas posible las que los frecuenten. Allí estarán todos los servicios, y la vida será sin duda, más cómoda.

Paralelamente a eso, existe otra fuerza que nos empuja a seguir los caminos ya establecidos: nuestro cerebro tampoco quiere salir de ellos.

Paralelamente a eso, existe otra fuerza que nos empuja a seguir los caminos ya establecidos: nuestro cerebro tampoco quiere salir de ellos. Nuestro cerebro quiere trabajar automáticamente y no preocuparse por navegar, para no derrochar energía y poder dedicarse a hacer otras cosas. Muchas de las carreteras de las grandes ciudades, permiten una conducción tan automática, que comer, hablar por teléfono y vagar en pensamientos, es posible (aunque no sin entrañar peligro para la vida).

Salir de esa autopista requiere estar más alerta, más concentrado al tener que navegar por nuestros mismos medios y por caminos pequeños. Elegir salir del camino ya trazado requiere, por lo tanto, un doble esfuerzo: está en contra no solo de lo que la sociedad ha trazado sino que también en contra de la tendencia natural de nuestro ser.

Pero cuando nos salimos del camino (...) nos preguntamos por nuestros deseos, en lo que realmente queremos hacer, a dónde queremos ir. Sin duda, existe más tensión y más temor en ese momento

Y entonces ¿por qué salir del camino?

Pues veamos qué pasa cuando viajamos por un camino ya trazado y definido por otros. Pues que en vez de dedicar nuestro enfoque hacia adentro, lo dedicamos a estar atentos a no salirnos del camino. En vez de preguntarnos adónde queremos ir nosotros, somos rehenes de las decisiones anteriores de los que transitaron por ellos.

Pero cuando nos salimos del camino, ahí es cuando entramos en ese enfoque interno; nos preguntamos por nuestros deseos, en lo que realmente queremos hacer, a dónde queremos ir. Sin duda, existe más tensión y más temor en ese momento, pero es ahí cuando realmente estamos descubriendo el mundo.  Nuestro mundo.

No propongo que dejemos de usar las autopistas pero sí que entendamos que esos caminos son metáforas de todo lo que está preestablecido en nuestra vida: lo que en inglés se llama 'default' y en castellano sería la opción estándar.

Y hoy en día más que siempre, en todo aquello que enfrentamos y principalmente en la educación, tenemos que aprender a cuestionar las autopistas, los automatismos que están preestablecidos.

Quizás no los podemos cambiar para la gran sociedad, pero si podemos cambiarlos para nosotros mismos y para nuestro círculo íntimo o para nuestra clase en la escuela.

Y así crearemos nuestros propios pequeños senderos. Esos seran nuestros senderos de creatividad.

Tags:
educación
aprendizaje creativo
Creatividad


Compartir:

Comentarios

JMDECASTRO JMDECASTRO 21 Apr 2014 | responder
Comment: 

Y si nos vamos al término anglosajón default, que se podría también muy bien traducir por defecto, ¿no sería eso, un defecto el transitar siempre los caminos ya transitados? Supongo que hay muchas personas que se sienten bien cuando todo está bajo control ya que son miles o millones los que han transitado esos caminos y eso les proporciona tranquilidad. Hacer "esfuerzos" o introspecciones para salirse de los senderos requiere de un trabajo extra que a veces no compensará ni en tiempo ni en esfuerzo para algunas personas, pero puestos a trazar nuevos caminos o senderos hagámoslo que no ocupan espacio físico y dan muchas satisfacciones.

Hanoch Piven Hanoch Piven 25 Apr 2014 | responder
Comment: 

Hombre! Que buen comentario. Como el lenguaje nos enseña cosas. No habia pensado en "default" = "defecto".
Genial!
Gracias