Inicio > Darwin y la visión de la flexibilidad en la educación
25 Apr 2017
Compartir:

Autor/a:

Darwin y la visión de la flexibilidad en la educación

Hace unos años la revista Foreign Affairs de Washington me llamó para ilustrar un artículo sobre la crisis económica del 2008 en Estados Unidos y me pidió dibujar un retrato de Charles Darwin, argumentando que los mejores consejos sobre la economía actual se podrían encontrar en las palabras de Darwin en su gran obra El origen de las especies. 

En efecto, Darwin escribió en su clásica obra unas palabras que eran relevantes a la situación del mundo en aquel momento.
 
"Todo ser orgánico ... tiene que luchar por la vida y sufrir una gran destrucción. .... los seres vigorosos, saludables y felices sobreviven y se multiplican”.
 
El biólogo Ernste Mayr acercó aquellas ideas al mundo humano:
 
“Los individuos menos adaptados al medio ambiente tienen menos probabilidades de sobrevivir y menos probabilidades de reproducirse; los individuos más aptos tienen más probabilidades de sobrevivir y más posibilidades de reproducirse y de dejar sus rasgos hereditarios a las generaciones futuras, lo que produce el proceso de selección natural (inferencia).
 
Este proceso lento da como resultado cambios en las poblaciones para adaptarse a sus entornos y, en última instancia, estas variaciones se acumulan con el tiempo para formar nuevas especies (inferencia)”.
 
Para mí estas palabras son muy relevantes hoy en día con la situación actual de la educación. Está muy claro que aquellos jóvenes que no sepan adaptarse al mundo actual y a sus necesidades tendrán un panorama laboral más difícil.
 
Pero a la vez está claro que las escuelas y los educadores han de adaptarse de la misma forma para ser capaces de aportar valor a los estudiantes, si no acabarán siendo irrelevantes.
 
La palabra clave para mí es la “flexibilidad”. La capacidad de adaptarnos a las circunstancias que cambian constantemente que requiere de una mente abierta para percibir lo que estamos observando y no la idea predeterminada con la que llegamos a la situación.
 
En mi trabajo como artista visual he aprendido que raramente el proyecto acaba siendo lo que originalmente había planeado. Mis mejores ideas siempre llegan durante el proceso, no antes, y cambian el trayecto del proyecto. Esa flexibilidad, que aprendí en la mesa de trabajo, es una gran lección para mí en la vida.
 
Es esa la flexibilidad de la que habla Darwin. Solo aceptando que la realidad será diferente de los programas educativos que teníamos, podremos desarrollarnos y crecer.



Compartir:

Comentarios

Inicie sesióno regístrese para comentar
Sé el primero en comentar esto

¡Únete!

Inspírate y mejora la experiencia de tus alumnos en el aula participando en nuestros proyectos educativos, intercambiando ideas con otros profesores y recibiendo nuestra newsletter.

Recurso destacado

La participación de los niños en el desarrollo sostenible La participación de los niños en el desarrollo sostenible Este libro de Roger Hart, que se ha convertido en referencia imprescindible para...