Inicio > Llegó la primavera…. ¡educa al aire libre!
22 Mar 2017
Compartir:

Autor/a:

Llegó la primavera…. ¡educa al aire libre!

  La llegada de la primavera trae días más soleados en los que podemos disfrutar de excelentes momentos fuera del aula de clases. Las actividades al aire libre ayudan a que nuestros alumnos desarrollen valores como la autoestima, la imaginación y la creatividad. También les favorece en cuanto a la sociabilidad, el conocimiento del entorno que los rodea y la relación con la naturaleza. Aprovechemos que llegó la primavera… ¡Salgamos al exterior!

Niños en la naturaleza

Según un informe realizado por Unilever, los niños pasan al aire libre una hora al día o incluso menos. Tras encuestar a 12 000 padres en 10 países también se concluyó que uno de cada diez niños no juega nunca fuera de casa. Otros estudios alertan de un fenómeno llamado “déficit de naturaleza” que se debe al exceso de sedentarismo y a la falta de juegos al aire libre. El síndrome incluye problemas de obesidad, dificultades de concentración, depresión, entre otros problemas.

La sicóloga y educadora Heike Freire también ha alzado la voz para abordar el tema. La experta ha publicado libros y ofrecido conferencias sobre los beneficios de la naturaleza en el desarrollo de los niños, específicamente, en la prevención de enfermedades que consideramos normales—miopía, hiperactividad—que en realidad se deben a “trastornos” ambientales. ¿Cómo podemos revertir aquella situación? Un ejemplo son las actividades educativas al aire libre que conllevan muchos beneficios para nuestros alumnos.

Muchas veces creemos que realizar actividades al aire libre implica grandes costes o difíciles traslados. Sin embargo, en los alrededores de la escuela o en los patios para jugar tenemos el espacio propicio para organizar excursiones al entorno cercano, jugar en la naturaleza, realizar ejercicio en el exterior, entre otras actividades lúdicas. El medio natural nos ofrece todos los recursos que necesitamos para que los alumnos desarrollen diversas competencias.

Los valores ecológicos de cuidado del entorno natural también se verán fortalecidos con el contacto directo con la naturaleza.

¿Qué actividades podemos realizar? ¿Cómo nos ayudan a conseguir diferentes objetivos? El ejercicio físico en el exterior es clave a la hora de desarrollar la confianza en uno mismo, en tanto ayuda a que los alumnos enfrenten miedos o inseguridades. Del mismo modo, las excursiones con un propósito específico—buscar a un animal en particular, conocer la flora de una determinada zona—son la excusa perfecta para investigar en terreno los contenidos de Ciencias Naturales.

Los valores ecológicos de cuidado del entorno natural también se verán fortalecidos con el contacto directo con la naturaleza. Podemos proponer a los alumnos que desarrollen un proyecto en los alrededores de la escuela que solucione un problema del medioambiente, como reducir la contaminación o limpiar el hábitat de un animal. Simplemente realizar juegos en la naturaleza también nos servirá para fomentar en los alumnos una relación amigable con el ecosistema.

Tampoco debemos olvidar el gran impacto de la educación al aire libre al momento de desarrollar habilidades sociales. La rígida estructura del aula muchas veces impide que los alumnos puedan compartir con sus compañeros en un ambiente más relajado. Las salidas al exterior también nos ofrecen la solución perfecta para que los estudiantes puedan poner en práctica diferentes talentos que en el aula generalmente no tienen cabida, como habilidades deportivas, manuales o físicas.

 

¿Cómo ponerlo en práctica?

Algunos ejemplos concretos de cómo poner en práctica la educación al aire libre son las excursiones organizadas, algunas por entidades especializadas que ofrecen paseos a diferentes entornos naturales en bus o catamarán. También hay proyectos que invitan a las escuelas a desarrollar un día de clases fuera del aula, proponiendo actividades concretas que pueden realizar en el exterior.

También existen proyectos educativos que nos pueden guiar sobre cómo realizar actividades en la naturaleza y trabajar en clase lo que los alumnos han aprendido de ello, como es el caso de “El Viaje de Unai – Learning in the Wild”, que invita a las clases a realizar un proyecto de observación en un entorno natural cercano. Tras visualizar el documental El viaje de Unai, los alumnos discuten opiniones en torno al medio ambiente y exploran la naturaleza que los rodea para elaborar un proyecto de investigación.

La educación al aire libre sin duda nos ayuda a activar el deseo innato de aprender de los alumnos. Los paisajes o entornos naturales son los escenarios perfectos para inspirar aprendizajes creativos, conectados con la realidad que nos rodea y adecuados a diferentes ritmos. No hay nada que pueda reemplazar la libertad de explorar la naturaleza con todos nuestros sentidos. Afortunadamente, la primavera es la estación perfecta para ello.

¿Qué actividades puedes realizar al aire libre en tu escuela? Comparte alguna experiencia de educación en la naturaleza en el Facebook o el Twitter de Aulas Creativas. ¡A disfrutar!



Compartir:

Comentarios

Inicie sesióno regístrese para comentar
Sé el primero en comentar esto

¡Únete!

Inspírate y mejora la experiencia de tus alumnos en el aula participando en nuestros proyectos educativos, intercambiando ideas con otros profesores y recibiendo nuestra newsletter.

Recurso destacado

La participación de los niños en el desarrollo sostenible La participación de los niños en el desarrollo sostenible Este libro de Roger Hart, que se ha convertido en referencia imprescindible para...